¿Qué son las fuentes de tráfico?

Existen tres diferentes fuentes de tráfico, es decir, medios mediante los cuales un usuario llega a un determinado recurso web. Es importante conocerlas todas para enfocar cualquier estrategia orientada a mejorar la presencia online.

Tráfico directo

Se produce cuando un usuario teclea la dirección de una web y accede directamente a ese recurso. Este tipo de tráfico indica que el usuario ya conoce la web y su dirección y accede directamente en busca de cierta información porque sabe que la va a encontrar allí. También puede significar que el usuario haya guardado la dirección de esa página en sus favoritos, indicando un alto nivel de fidelidad.
Es más probable recibir un alto porcentaje de visitas mediante tráfico directo si la dirección de la web es corta y fácil de memorizar.

 

Tráfico referido

El usuario ha llegado a la web mediante enlace ubicado en otra fuente externa a la web: red social, correo electrónico, aplicación, blog, etc…
Es el resultado de varios factores, como campañas de mail marketing, usuarios entusiastas con cierto contenido publicado, uso de banners, y otras técnicas que permiten la difusión de un enlace en recursos externos a nuestra página.

 

Búsqueda orgánica

Los usuarios entran a la web después de haber obtenido cierto resultado mediante un buscador. Aunque conseguir usuarios por esta fuente no es inmediato, la búsqueda orgánica llega a ser con el tiempo la mayor fuente de tráfico de una página para la mayoría de páginas.
Un mayor porcentaje de visitas mediante este método se consigue con la publicación de contenido de calidad, una estrategia de promoción bien definida y la utilización de técnicas como SEM, junto con la optimización de la web (SEO) para que el contenido pueda ser rastreado fácilmente e indexado por los mayores buscadores.