[Tiempo estimado de lectura: 2 minuto(s)]

Naming es el proceso para crear un nombre de marca. Con la gran cantidad de información que recibimos a diario, una empresa debe hacer lo posible para destacar y transmitir fácilmente sus valores mediante una imagen atractiva y fresca. La elección de un nombre apropiado es el primer paso para construir una marca sólida y memorable.

Algunos de los principios incluidos en la búsqueda de un nuevo nombre son:

  • Debe ser diferente y único: Las propuestas no deben parecerse a otras marcas existentes en el mercado
  • Debe evitar connotaciones negativas: El nuevo nombre no debe evocar pensamientos negativos ni asociarse a términos jocosos o despectivos en otros idiomas
  • Debe ser fácil de recordar: La brevedad y la elección de los elementos adecuados contribuye a que el nombre permanezca fácilmente en la memoria
  • Debe ser fácil de leer, escribir y pronunciar: Si el nombre es muy largo, demasiado complejo o impronunciable, difícilmente podría llegar a ser muy popular
  • Debe ser coherente: Es importante que pueda convivir con todas las marcas existentes y futuras asociadas a la principal

 

En nuestras cotizaciones de naming habitualmente se incluyen los siguientes elementos:

  • Estudio previo de mercado para determinar el entorno
  • Briefing (sesión informativa) para análisis detallado de las características y objetivos del proyecto por el que se requiere la nueva marca
  • Brainstorming (lluvia de ideas) para ubicar combinaciones apropiadas
  • Control lingüístico para evitar connotaciones negativas
  • Verificación de marcas similares y su presencia en el mercado
  • Redacción de las propuestas y sus características
  • Chequeo de disponibilidad de dominio para registro (varias extensiones)