[Tiempo estimado de lectura: 6 minuto(s)]

El Alto, 23/07/18 | Los datos disponibles revelan que el uso principal de Internet en Bolivia es con fines lúdicos: la mayoría de usuarios accede a la Red principalmente para usar Facebook u otras redes sociales populares. Esto es un factor determinante en alfabetización digital: el usuario promedio desconfía del comercio electrónico porque no lo conoce, ni quiere invertir parte de su tiempo para averiguar qué ventajas puede ofrecer.
Detrás de la desconfianza a la hora de comprar por Internet se revela una postura intransigente que no se debe a baja calidad del servicio: la mayoría de los bancos nacionales están invirtiendo muchos recursos para mejorar sus plataformas. Pero a pesar de esos continuos avances, muchos usuarios se resisten en probar nuevos métodos simplemente porque informarse sobre estos temas no entra en sus planes de consumo en la Red.

Aún así, ¿se puede atribuir la baja penetración de comercio electrónico en Bolivia únicamente a la desconfianza de los usuarios?

Después de haber realizado y publicado comparativas de rendimiento (1 y 2), analizamos más a fondo algunas páginas de comercio electrónico (algunas de ellas consideradas como las mejores en Bolivia) y comprobamos que la mayoría no cumple con estándares mínimos necesarios para ganarse la confianza de los posibles clientes. ¿Se puede culpar siempre al usuario de no querer comprar si las plataformas no garantizan un mínimo de seguridad y transparencia?

 

BOLIVIAMART
En el blog de esta tienda online se habla sobre la importancia de disponer de un certificado SSL. De acuerdo al texto, es algo necesario para generar confianza en el cliente, sin embargo, la tienda no cuenta con este elemento y es marcada como insegura por los navegadores más modernos. Notamos también que en las fichas de producto no hay botón para agregar al carrito (solo se permite agregar a lista de favoritos y comparar con otros artículos disponibles), imposibilitando las compras. Entonces, ¿en base a qué parámetros se establece el ranking de “productos más vendidos”?

 

TIBO.BO
La empresa ganadora de un premio en el eCommerceDay Bolivia 2015 es posiblemente la primera en realizar comercio electrónico en el país. En nuestro análisis, hemos comprobado una primera referencia externa a esta web en 2009, y los snapshots disponibles en InternetArchive confirman actividad desde mediados del mismo año.
Sin embargo, la web actual cuenta con muchos enlaces que no llevan a ninguna parte, secciones importantes sin información y varios errores ortográficos, factores que suelen generar desconfianza en los usuarios.

 

TUMERCADAZO.COM
Se trata de una de las tiendas más completas, tanto por variedad de producto como por cantidad de información que ofrece. No es de extrañar, ya que su responsable, Mariano Cabrera, es un entendido en la materia y un experto reconocido en comercio electrónico. Uno de los puntos favorables es que la web dispone de secciones informativas donde se aclaran muchas dudas que un usuario podría tener a la hora de comprar por Internet.
Sin embargo, el análisis realizado con herramientas independientes (Gtmetrix y Pingdom) revelan que la web es una de las menos optimizadas de la comparativa (el PageSpeed Grade no alcanza ni el 10%) y una de las más pesadas en cargar (hasta 8 Mbytes), ocasionando a sus usuarios un mayor gasto de datos para su navegación con respecto a otras plataformas similares.

 

MULTICENTER
Las iniciativas de Multicenter en comercio electrónico han sido destacadas en varios medios de comunicación: la gran cantidad de productos a la venta es sin duda un atractivo importante para generar tráfico.
Sin embargo, es imperdonable que una empresa de su envergadura no cuente con certificado SSL desde su portada y que resulte una de las más lentas en cargar en esta comparativa (más de 11 segundos), presentando el número más elevado de solicitudes al servidor como muestra de falta de optimización.

 

SURE
Cuanto mayor es el prestigio de una empresa, más deberíamos esperar de ella. La marca Sure suspende definitivamente en comercio electrónico, ya que su tienda online es la más lenta de todas las que se han examinado (casi 13 segundos para completar la carga) a pesar de ocupar menos de 3 Mbytes.
Se ha verificado además que la web presenta algunos errores de código que dificultan funciones básicas de navegación: desde computadora, por ejemplo, no es posible desplazar la página con el mouse.

 

ELOY SALMÓN
Esta tienda online es la que menos información ofrece en su página de toda la comparativa: los enlaces en la parte inferior (métodos de pago, envío, tarifas) no llevan a ningún sitio, sino únicamente recargan la portada. Tampoco hay texto sobre los requerimientos necesarios para vender productos en este marketplace, presentado en 2013 como un enlace entre vendedores y compradores.
La web luce desaliñada y con varias fallas en el diseño y en el código, dificultando la navegación.

 

Conclusiones

En definitiva, se observa en Bolivia un incremento en las ventas por Internet y un creciente interés en comercio electrónico por parte de la audiencia en general. Todas las iniciativas para fomentar comercio electrónico son dignas de encomio, pero cabe preguntar si la baja penetración de este servicio en el país se deba únicamente a una excesiva desconfianza del usuario. Si es así, ¿qué genera esa desconfianza?
Los datos revelan la necesidad de que las plataformas de venta por Internet también necesitan evolucionar, mejorar el rendimiento y agregar elementos necesarios para fomentar la seguridad y la confianza de los posibles compradores.

Foto de Fondo creado por luis_molinero

Enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate