¿Estamos condenados a repetir los mismos errores con los navegadores?

El Alto, 26/01/15 | Los que llevan más tiempo trabajando en informática recordarán la “browser war”, y la época en que los programadores acostumbraban diseñar páginas compatibles únicamente con Microsoft Internet Explorer, que hace algunos años dominaba el mercado sin competencia alguna.
Tras la aparición de las primeras alternativas como Mozilla Firefox, no era raro visualizar en pantalla advertencias indicando que una web no se podía ver con el navegador de Mozilla. El usuario estaba obligado a abrir ciertos recursos con el navegador por defecto que venía pre-instalado en Windows.

Parece que la tendencia se repite años después: pensábamos que ya se había aprendido la lección, que es mucho mejor programar con tecnologías abiertas y más compatibles, pero años después vuelven a aparecer avisos en nuestras pantallas indicando que ciertos servicios no son compatibles con nuestro navegador favorito.

Una de las evidencias claras es la recién estrenada web de WhatsApp que divide a los usuarios: algunos están a favor del cambio, otros no han tardado en criticar el servicio del más popular cliente de mensajería en el mundo, calificándolo de “chapuza”.

La interfaz web de WhatsApp está disponible únicamente para usuarios de Google Chrome, tal y como podemos comprobar abriendo la dirección oficial en otros navegadores:

help_browsers_1

Aunque el mensaje promete que en el futuro se podrá disfrutar de este servicio en otros navegadores, el aviso evoca ciertos fantasmas del pasado que creíamos desaparecidos y olvidados.

Hay muchos casos de servicios que no son compatibles entre diferentes navegadores. Por citar a algunos:

  • FireFTP, solo para Firefox
  • MailTrack, con extensión solo para Chrome
  • Turbo, sistema de reducción de uso de datos solo en Opera
  • Intranets de instituciones financieras accesibles solo con versiones descontinuadas de Internet Explorer

 

Compatibilidad de servicios en Bolivia

Bolivia no es la excepción en este campo: se percibe todavía una clara tendencia al uso de tecnologías obsoletas como Flash en páginas corporativas e institucionales. Por otra parte, ciertos servicios muestran claras incompatibilidades, indicando que no se está realizando un uso correcto de tecnologías abiertas y cross-browser.

Un claro ejemplo es la web de Impuestos Nacionales: para esta web debería ser un objetivo prioritario la compatibilidad, para que los usuarios tengan todas las facilidades a la hora de pagar sus tributos, pero en la Oficina Abierta observamos avisos de incompatibilidad si no usamos Firefox para el acceso a la plataforma:

help_browsers_2

 

Las estadísticas muestran que Google Chrome está aumentando su cuota mientras que la de Firefox, Internet Explorer, Safari y Opera baja lenta e inexorablemente. Esto encierra un peligro, el mismo que existía cuando el navegador de Microsoft era la principal herramienta para acceder a Internet: los programadores se concentran únicamente en programar para una tecnología, favoreciendo el aumento de incompatibilidades. Depender de un solo servicio nunca ha sido bueno para los usuarios.

help_browsers_3

¿Volveremos a ver banners “Best viewed with…” que lucían en los pies de página de las webs de los años ’90? ¿Será Google Chrome el nuevo Internet Explorer?
La única forma de no repetir los errores del pasado es apostando por tecnologías abiertas y más compatibles: ¿aceptarán el reto los programadores de todo el mundo?

| Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *