Cómo elegir un nombre de dominio

Registrar un nombre de dominio es un primer paso para establecer una presencia online: posteriormente, se podrán asociar otros servicios como correo corporativo y la publicación de una web propia. Por eso, la elección de un nombre de dominio adecuado tiene mucha importancia en este proceso.

Tenga en cuenta estas sugerencias:

Nombre

El nombre de dominio debería ser corto aunque superior a los 3 caracteres y fácil de recordar así como original, es decir, que no de lugar a confusiones con dominios parecidos.
Es mejor no incluir guiones, números ni añadir palabras innecesarias, o usar eslogan que arrojen dudas sobre la seriedad de la empresa.

Extensión

Habitualmente, la extensión esta directamente relacionada con las actividades de una empresa. Por ejemplo, .COM se asocia a empresas, .ORG a instituciones sin ánimo de lucro y así sucesivamente.
Pero la saturación en los registros ha hecho posible que otras extensiones (como las territoriales) sean usadas hoy para definir ciertas actividades. Por ejemplo, la extensión .CO asociada a Colombia ahora se usa para todo tipo de negocios, o la extensión .TV asociado a Tuvalu es empleada por la mayoría de canales de televisión para sus webs corporativas.

Verificación de disponibilidad

Existen varias páginas que permiten saber si un dominio está libre para su registro. Si el nombre que desea está ocupado, pruebe a agregar pequeñas variaciones al nombre inicial o seleccione otra extensión.

 

¿Qué hacer si todos los nombres deseados no están disponibles para registro? Siempre se puede recurrir a alguna variante, especialmente desde que se aprobaron muchas nuevas extensiones: no es conveniente comprar por reventa o subasta, ya que tanto particulares y empresas se dedican a registrar dominios a la espera que alguien se muestre interesado. Por norma general, los precios para la compra de dominios ya registrados suelen ser abusivos (vea el caso del dominio battleforeverithing.com).
Aunque existan ciertos mecanismos para resolución de controversias (como la Uniform Dispute Resolution Policy o UDRP elaborado por ICANN), el proceso puede llevar meses de trabajo y debe establecerse claramente que el dominio en cuestión ha sido registrado con la idea de lucrarse a costa de otros sin un fin legítimo.