[Tiempo estimado de lectura: 2 minuto(s)]

EU VAT es un impuesto sobre el valor añadido aplicable a todos los países de la Unión Europea, que entró en vigor el 1 de enero 2015.

Con esta disposición, los servicios prestados a través de Internet en la Unión se consideran prestados en la ubicación del comprador, no del prestador como hasta antes de la entrada en vigor de la normativa.

Cualquier empresa que resida en un país externo a Europa y que venda productos digitales a particulares está obligada a incluir en el importe total del pedido el impuesto del país en el que se realiza la venta. Además, debe declarar trimestralmente las ventas realizadas en los países de la Unión Europea mediante canales autorizados, realizar el pago correspondiente a cada periodo declarado y almacenar la información en un servidor ubicado en la UE durante un mínimo de 10 años. Cada país establece un impuesto diferente: consulte la tabla completa en este enlace. A las empresas que dispongan de un número VAT no se le aplica el porcentaje correspondiente de acuerdo a su país.

Todas las empresas establecidas fuera de la Unión Europea que venden productos electrónicos (B2C), como software, descarga y streaming, ebooks, hosting y otros servicios en la nube deben acatar obligatoriamente con el nuevo reglamento y contar con los mecanismos técnicos necesarios para su cumplimiento.

Para conocer los requerimientos para el cumplimiento de esta normativa, consulte el siguiente artículo.

Nuestra empresa declaró compatibilidad con el EU VAT 2015 en diciembre 2014.